Menú Cerrar

 

¿Qué es la Hipnosis clínica?


Hipnosis es una palabra que suele suscitar grandes controversias en la mayoría de la gente. Por esta resta razón es necesario desmitificarla y darle su verdadero lugar de una manera seria y profesional, al servicio de la salud y bienestar de las personas. Normalmente la hipnosis se asocia a lo que hemos visto en determinadas películas y espectáculos, donde hipnotizadores o mentalistas parecen manipular a su antojo a las personas, consiguiendo que pierdan su control para que hagan cualquier cosa que se les pida. En realidad, estas presentaciones siempre están preparadas con antelación, con personas elegidas a propósito, digamos los mas obedientes y con ganas de notoriedad, y además siempre para un público sensacionalista y ávido de espectáculo. Todo esto es lo opuesto a la Hipnosis como trabajo terapéutico y destinado a la salud. Hay también quienes piensan que la hipnosis se trata de algo mágico, que puede curar cualquier cosa en cualquier momento. También hay quién diría, que es algo misterioso, incluso peligroso y que lo mejor sería abandonar esta práctica por completo.

La hipnosis moderna o natural, también llamada hipnoterapia o hipnosis clínica, está en el polo opuesto a todo lo anteriormente descrito. Se trata de un modelo de trabajo terapéutico que utiliza -estados de trance- con el objetivo de curar o aliviar cualquier tipo de malestar, conflicto o desequilibrio en cualquier faceta de la persona. Igualmente se usa mas allá de la resolución de conflictos, en todo lo relativo a la mejora de rendimiento profesional o deportivo y en general a la optimización de las habilidades y capacidades de una persona. Hay muchos momentos cotidianos donde se amplifica nuestra conciencia y entramos en trance sin darnos cuenta, la cuestión es que no le damos ese nombre. Por ejemplo, cuando contemplamos una maravillosa puesta de sol o cuando conducimos por una autopista de forma aburrida y monótona porque no hay tráfico, cuando escuchamos una música que nos resulta especialmente bella o conmovedora o estamos leyendo un libro o viendo una película muy interesantes, también cuando miramos de manera prolongada el mar o el fuego.

Lo que está sucediendo en momentos así, es que tu -Mente Inconsciente- se amplifica, se abre dejando en segundo plano a tu -Mente Consciente-. Esto lo podemos llamar -trance ligero-. Hay que destacar que, aunque tu mente “se fue a otra cosa”, no deja de estar pendiente a todo lo que sucede a tu alrededor, sin perder en ningún momento tu control, conciencia de las cosas y tus valores personales. Por tanto, es imposible que una persona en trance haga algo que no quiere hacer. Esto pertenece a la mitología y ficción que se ha creado en torno a la hipnosis y como hemos comentado, es todo lo opuesto a un trabajo terapéutico al servicio de la salud. En realidad, es mas fácil engañar a alguien en las situaciones de la vida cotidiana que durante el trance hipnótico. Por tanto, la idea de que durante el trance hipnótico voy a perder el control de mis decisiones y acabar haciendo algo que no quiero hacer, es sencillamente imposible.

La Hipnosis Clínica usa la inducción al trance de forma controlada, en el contexto de un trabajo terapéutico, al servicio de la salud y bienestar de las personas. Tiene un carácter reeducativo pues ayuda a ver la vida y sus circunstancias de manera diferente, accediendo a todo un cúmulo de recursos, habilidades personales, capacidades de todo tipo que venían permaneciendo ocultos en nuestra mente inconsciente y que mediante el trance afloran para mejorar la calidad de nuestra vida. Básicamente nos ayuda a pensar de forma diferente sobre nosotros mismos.

Hipnosis Eriksoniana


Milton Erickson, Nevada, EEUU (1901-1980) Es el padre de la hipnosis moderna y fue una de esas personas extraordinarias que dejan un legado enorme al conocimiento humano. Se le considera el terapeuta mas influyente de nuestra época. Se enfrentó al sistema psiquiátrico establecido y académico, con un estilo de trabajo y personalidad caracterizado por su esfuerzo constante de superación y su habilidad inaudita para comprender e ir al encuentro del mundo de sus pacientes. Luchador infatigable para dignificar la Hipnosis, separándola de la banalización del mundo del espectáculo y los entornos esotéricos. Demostró una manera diferente de entender la hipnosis como proceso natural, suave, no directivo y al servicio de la comunicación humana y la curación.

Es necesario comentar algunos aspectos de su vida más personal pues sin ninguna duda esto influyó poderosamente en su personalidad y por tanto en su faceta profesional. Con 17 años sufrió un severo ataque de poliomielitis que le dejó postrado en cama durante años. No podía andar ni valerse por sí mismo. En una de sus crisis los médicos le desahuciaron dándole poco tiempo de vida. Pese a este fatal pronóstico Milton Erickson vivió y siguió adelante. Fue superando su gran discapacidad con mucho esfuerzo, esfuerzo que, una vez ya adulto, y formado en Hipnosis identificó como un proceso de Autohipnosis. Se graduó en Psicología y Psiquiatría, logró caminar con bastones si bien se movía en silla de ruedas, se casó dos veces y tuvo 8 hijos. En algún momento afirmó que una discapacidad puede ser una ventaja sobre los demás, si uno toma la iniciativa y descubre el placer de los aprendizajes nuevos.

En los años 50 y 60 del pasado siglo fue maestro y mentor de un gran número de profesionales y autores de diferentes disciplinas, a los que aglutinó en torno a las investigaciones terapéuticas y técnicas de comunicación. De esta manera se formó el que hoy conocemos como el grupo de -Palo Alto- en California. Este grupo, de importancia mundial es indispensable para comprender la evolución y desarrollo que ha tenido el mundo de la atención terapéutica en los últimos 70 años.

El trabajo y el legado de Milton Erickson se caracteriza por su humanismo, además de inteligencia y eficacia. En sus consultas relataba gran cantidad de historias y cuentos, y con gran sentido del humor desplegaba una intuición genial para comprender y acercarse a sus pacientes. Tenía una extraña e insólita habilidad para conseguir que los demás hicieran lo que él sugería que debían hacer. Su carácter y carisma como ser humano ya era de gran influencia para sus pacientes, antes incluso de que pronunciara una hablara.

El estado de trance, según M. Erickson, es aquel donde hay mas probabilidades de que se produzcan aprendizajes y apertura al cambio; no se refiere a un estado de somnolencia. Los pacientes no están dormidos ni son “sometidos” ni dirigidos por la voluntad del terapeuta, ni pierden el control de sus actos. En realidad, el trance es un estado natural que todos experimentamos. El terapeuta capta la atención del cliente de una manera natural, sin artificios y la dirige al interior de este, en ese espacio se producen nuevos aprendizajes y se activan recursos personales que permanecen ocultos de manera inconsciente.

Usos y aplicaciones de la Hipnosis


La Hipnosis Clínica es un modelo de trabajo eminentemente práctico, breve en su duración, flexible pues puede amoldarse a otros tipos de trabajo terapéutico. Funciona de forma integral, no sólo apuntando al síntoma que presenta el paciente, sino también a otras circunstancias que aparentemente no tiene nada que ver con el problema planteado. Hay ocasiones en que una sola sesión es suficiente para que una persona se sienta mucho mejor y pueda dar un giro radical a una situación problemática. Otras veces es necesario varios encuentros entre terapeuta y paciente: digamos entre 3 y 5 sesiones. Se puede trabajar con cualquier tipo de conflictos, en cualquier faceta de la salud de las personas. Igualmente, y más allá de situaciones problemáticas, también aporta beneficios en todo lo que tiene que ver con la mejora de rendimiento personal en cualquier ámbito profesional. La Hipnosis es una poderosa herramienta de cambio para mejorar la salud en muy diferentes campos, y desde un punto de vista de -salud integral-. Estas son algunas de sus muchas aplicaciones:

  • Control de estrés y ansiedad, trastornos postraumáticos.
  • Fobias y miedos de diferente índole.
  • Manejo de las emociones, depresión, rupturas afectivas, duelos.
  • Disfunciones sexuales.
  • Insomnio.
  • Control del dolor físico, partos, cirugías.
  • Problemas psicosomáticos.
  • Timidez, inhibición, miedo a hablar en público, problemas en las relaciones.
  • Trastornos alimenticios, sobrepeso.
  • Acoso laboral y escolar.
  • Adicciones, tabaquismo, desintoxicación de drogas.
  • Mejora de rendimiento profesional y deportivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Juan Bautista Pino Perez +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.